Ac8b6bd6c24099558204786c4dadd6a4 Banner Handbol A Un Pas Central Balonmano Handball

Noticias

Nacional

Los Hispanos vuelven a casa

Antonio García y Rafa Baena son algunos de los exinternacionales que han decidido volver tras estar varias temporadas fuera de España

Por: Pablo García | 26/07/2020 a las 12:00
Antoniogarciasupercopa Edira

En los últimos años son varios los grandes jugadores de la liga Asobal que se ven obligados a abandonar el país. Las condiciones económicas y deportivas que azotan a la competición son las grandes causantes de este “exilio”. Un ejemplo de esta situación se puede contemplar en las diferentes convocatorias de los Hispanos. Sin ir más lejos, en la lista final para el pasado europeo de Suecia, Austria y Noruega el técnico Jordi Ribera seleccionó a cinco jugadores de la Liga Asobal. De estos solo 1 no pertenecía al F.C. Barcelona, Adriá Figueras, quien disputará la temporada 2020-2021 con el HBC Nantes de la LNH francesa.

Por lo tanto, cada vez es más difícil mantener a los Hispanos en su hogar, viéndose obligados a vivir más allá de sus fronteras, lejos de sus familias y amigos para poder vivir del deporte que tanto amán. Sin embargo, en los últimos tiempos algunos de ellos han decidido volver a casa para exprimirse al máximo y ayudar a dos equipos cercanos a ellos.

Antonio García es uno de los Hispanos que ha decidido regresar a la liga Asobal. El campeón del mundo ya se encontraba el curso pasado en el Granollers, pero a mitad de temporada ponía rumbo al Nantes francés. Además, en la temporada 2016-2017 también estuvo cedido en el FC Barcelona para sustituir al lesionado Lasse Andersson. Sin embargo, ha decidido que Granollers volverá a ser su casa en la temporada 2020-2021. A la hora de presentar los motivos de su vuelta el lateral explico que este regreso se debía a dos grandes causas.

marti-ruiz

Autor: Martí Ruíz

La primera asegura que fue que “siempre dije que quería volver a jugar en Granollers antes de que terminara mi carrera deportiva siempre y cuando yo pudiese ayudar deportivamente al club”. Su otra prioridad era clara para él, volver con su hijo, “en los últimos cuatro años que he estado fuera de España he estado solo sin mi hijo. Este último año sí que he estado con mi pareja Miriam, pero mi hijo estaba viviendo en Granollers con su madre. Entonces para mis los últimos 4 años estando lejos de él eran muy complicados y ya tenía ganas, quería estar cerca de él y Granollers me dio la oportunidad”.

El club del catalán no era un nuevo “hogar” para el de Llagosta, ya no solo por haber militado durante la mitad de la temporada pasada sino porque sus primeros 8 años como profesional fueron en la Granollers. Ante esta vuelta a su primer equipo, el jugador afirmó “tenía ganas de volver a jugar delante de la gente que yo quiero, de mi familia, de mis amigos y defender también pues el escudo del club de mi vida”.

También fue claro al decir que “ahí donde he estado siempre me he sentido como en casa, eso también es verdad. Pero al final el hecho de volver a Granollers, sobre todo con la intención de querer conseguir algo importante, me da un plus de motivación que hace que quiera seguir cada día al 100x100”.

 

“Hasta que no haya un giro de 180 grados no se logrará que los grandes jugadores españoles dejen de buscarse la vida fuera”.

 

Los cambios que se deben producir para la vuelta de más jugadores nacionales o evitar la marcha de estos fue otro de los temas sobre los que Antonio García fue claro y conciso. El catalán no dudó en afirmar “que estructuralmente no debe haber un cambio, tiene que haber una metamorfosis. Ahora mismo las estructuras de los clubes españoles está a años luz de las grandes ligas a nivel europea, pero ya no solo de las grandes ligas sino de ligas que no son tan grandes o no tienen tanto nombre pero que la estructura es mucho más profesional”.

El jugador no terminaba ahí y recalcaba un cambio negativo en su deporte, “el balonmano ha pasado de ser semiprofesional a semiamateur y pienso que hasta que no haya un giro de 180 grados no se logrará que los grandes jugadores españoles dejen de buscarse la vida fuera”.

En la comparación con otros clubes más allá de las fronteras nacionales, los clubes españoles salen perdiendo según Antonio García, que cree que las “aspiraciones de los clubes a nivel europeo son mucho más grandes, los presupuestos son mucho más grandes y el trato profesional del día a día es mucho más exhaustivo en los equipos de las otras grandes ligas”.

Pese a estas cuestiones negativas el lateral destacaba algo positivo entre tantos inconvenientes, “la liga española la está sosteniendo que los jugadores que hay son de mucha calidad, no solo los que están en la selección sino los jugadores españoles que siguen en los equipos de españoles junto con los entrenadores. A lo mejor económicamente no te llega a grandes estrellas europeas pero el nivel de balonmano es tan alto que mantienen la liga con un gran nivel”.

Antonio-garcia-francia

Fuente:business.hbcnantes.com 

A la hora de señalar los cambios para que estos problemas se reduzcan o subsanen, el jugador del Granollers señalaba a dos grandes instituciones, “creo que desde el Consejo Superior de Deportes (CSD) o incluso desde el gobierno central se debería incentivar un poco más esa ley de mecenazgo, esos beneficios de sponsorizacion al deporte de las grandes empresas e incluso potenciar que ya no solo los equipos profesionales, sino las escuelas base y que todos los equipos profesionales tengan la obligación de tener escuelas base de su propio deporte, ya que también es una manera de proporcionar dinero o proporcionar recursos a los clubes”. A estas ideas el de la Llagosta aportaba un gran ejemplo de cómo se ejecuta en otros países, “en Francia es obligado que todos los clubes que están en primera y segunda división tengan centro de formación sino no pueden estar en estas ligas”.

La profesionalización es la gran diferencia que observa la primera línea respecto a los clubes extranjeros, “todos los clubes tienen un equipo de trabajo que se dedica a mantener el club como si fuese una empresa. Aquí en España la mayoría se sostienen porque ahí uno, dos o tres trabajadores que dedican cuerpo y alma 24 horas a que el club se sostenga. Entonces obviamente esas personas dan todo lo que tienen, pero los recursos que hay y de los que disponen son menores que si fuesen un equipo de 10 personas, cada una especializada en un área en el cual pueden desarrollar todo el potencial”.

El CB Los Dólmenes Antequera es el nuevo equipo del pívot Rafa Baena, quien vuelve a su Andalucía natal para disputar la temporada 2020-2021. El sevillano regresa a España tras estar cinco años en la HBL (Handball Bundesliga), estando en las filas del Rhein-Neckar Löwen (2015-2018) y el Bergischer HC (2018-2020). El ExHispano jugara en la División de Honor Plata para intentar conseguir el ascenso a la máxima categoría del balonmano español.

Su regreso ha sido una “decisión que se ha tomado a lo largo de mucho tiempo”. A nivel personal el jugador y su familia tenían claro que querían “vivir el resto de nuestra vida o al final en España, porque queríamos estar con nuestra familia, nuestros amigos, estar aquí en nuestra propia casa y nuestro proyecto de vida era terminar aquí”.  

Rafa-Baena

Fuente:@RafaBaenaG

La familia fue un factor muy relevante en la decisión del pívot, “era un momento que a nosotros nos apetecía quedarnos aquí por todo. Mis hijas tienen 5 y 7 años, no puedo pensar solo en mí, sino que también tengo que pensar en mi familia”.

El factor geográfico también fue importante para dar el paso, “se han dado las circunstancias que tengo aquí mi casa, juego en un equipo que me permite vivir aquí porque tampoco sería lo mismo que en Galicia o en Cataluña. Estoy en mi casa, eso tiene mucho valor porque puedo hacer lo que quiero y puedo dedicarme a mi profesión estando en mi casa”. Además el proyecto que le han presentado ha agradado al andaluz porque “es un equipo que tiene aspiraciones de subir y seguramente será un año bonito y ojalá lo consigamos al final”. Otra cuestión que ha declinado la balanza ha sido la situación provocada por el Covid-19. Rafa Baena asegura que “ha afectado porque en momentos así quieres estar con tu familia”.

Los años fuera de España le han otorgado una visión externa de la situación acontecida en el balonmano nacional. El jugador considera que “las cosas se están haciendo bien y se deben seguir haciendo bien, que es cumplir con los presupuestos”. Esta idea la defiende recordando que “hace unos años cuando se produjo la primera crisis muchos clubes no cumplieron con los contratos de los jugadores, los presupuestos estaban un poco en el aire, no había seguridad, no se cumplían y eso creo una situación que fue provocando que se fueran muchos jugadores fuera de España”. Y recalca además que “poco a poco se van asentando las cosas y aunque se den pasos pequeños se están dando pasos seguros, entonces yo creo que esta parte se está haciendo bien”.

La marcha que se ha estado produciendo en los últimos años es “normal” para el andaluz, que considera que “si económicamente vas a tener más posibilidades fuera, vas a aspirar a equipos mejores y demás pues es normal. Un deportista quiere mejorar deportivamente, si su club esta 5 pues quiere jugar en el que va 4”.

 

“Se deben buscar otras alternativas para que sea un paquete atractivo, para que los jugadores vuelvan y los que están se queden”

 

La solución para Rafa Baena a este éxodo pasa por “buscar otro tipo de apoyos que nos den un plus a los que estamos fuera o a que la gente se quede, buscar otro tipo de sinergias”. Además el nuevo jugador del Antequera presenta como ejemplo una medida tomada en Italia, “los deportistas pueden acceder a alguna plaza, es cierto que tras unos exámenes y una preparación, pero pueden ser policía, guardia civil, de guarda forestal, en correos”.

Por lo tanto el sevillano establece que “la federación y demás deberíamos de buscar ese aliciente también de buscar una salida profesional aparte del balonmano o bien en los clubes, como entrenadores”. Además, recalca que se debe “buscar otras alternativas para que sea un paquete atractivo para que los jugadores vuelvan y los que están se queden. Por ejemplo se podría facilitar que los jugadores tengan opciones de ir a la universidad, flexibilidad en los exámenes, en las clases y demás. Todo eso ayuda a que mejoremos la calidad de nuestro balonmano ya que son todo factores que influyen. Esto se debería de explotar mucho más, intentar cuidar más al deportista”.

El jugador establece también que se debe intentar un avance pese a no ser un deporte con la misma popularidad que el fútbol, “siendo un deporte minoritario hay opciones de mejorarlo, pues vamos a intentar ver que opciones hay”.

Al mismo tiempo, su etapa en Alemania le ha valido a Rafa Baena para contemplar ciertas diferencias entre los combinados bávaros y los españoles. El jugador aclara que “partiendo de la base económica, los clubes son más profesionales porque tienen a 2 o 3 personas en la oficina del club 24h o 8 horas al día trabajando”.

rafa-baena-despedida-edit

Fuente: Rhein-Neckar Löwen

La profesionalización en España en cambio es menor según el pívot, “los que manejan los clubes, tienen mucho respeto y valor y tenemos que darles las gracias porque son gente que tienen su trabajo y luego por la tarde se van al club a intentar ayudar y echar una mano”. Pese a este gran papel, el nuevo jugador del Antequera cree que se debería “intentar profesionalizar un poco los clubs de alguna forma”.

Otro elemento que denota el gran abismo que hay entre países es el tema de los aficionados, “los pabellones en 3º división en Alemania están llenos”. El jugador argumenta que este gran apoyo se debe a que “la gente va al balonmano porque es su deporte y es mucho más seguido, comparten mucho más en las redes sociales, están más metidos, se compran sus camisetas, etcétera. Los fans son más arraigados y se sienten más identificados con su club de balonmano que con su club de fútbol incluso”. En cambio en España “a lo mejor no lo tenemos o habrá uno de diez. Entonces el apoyo social que tiene el balonmano en otros países pues a lo mejor en España no lo tenemos, esa es una gran diferencia”.

Sin embargo, aunque se dan todas estas carencias, el antiguo Hispano no duda en destacar que “a nivel de calidad, de formación y de entrenadores España es mejor, nuestro nivel de balonmano es un ejemplo para el resto del mundo. Entonces por esa línea yo creo que vamos muy bien y eso hay que mantenerlo y reforzarlo para seguir siendo los mejores”.

La vuelta de los jugadores es un hecho muy complicado por muchos factores negativos que aún azotan al balonmano. Pese a ello se sigue intentando mejorar y dar pasos hacia delante. Mientras tanto, el balonmano nacional podrá disfrutar de nuevo en la temporada 2020-2021 de dos de los mejores jugadores nacionales de los últimos años.