Noticias

Liga Iberdrola DHF

El excampeón recupera la iniciativa

Una gran versión del Super Amara Bera Bera permite a las donostiarras imponerse (29-24) al Mecalia Atlético Guardés.

Por: Marti Ruiz | 07/10/2017 a las 16:05
Ffdcc40e716b58e20c7119c8face102d Img 0495

Se preveía un partido ajustado, de aquellos que se acaban decidiendo por pequeños detalles. El actual campeón de la Liga Guerreras Iberdrola, el Mecalia Atlético Guardés, llegaba a Donosti con la intención de sentenciar al Super Amara Bera Bera. Y es que, el de ayer era un choque vital para las donostiarras, que se hubieran complicado el campeonato con una derrota.

Pero las guipuzcoanas recuperaron su mejor versión y confirmaron, en el partido de la jornada, televisado en abierto por Teledeporte, que siguen siendo unas firmes candidatas al título. Porque su juego va a más y porque cuando es necesario disponen de una líder que tire del carro, Sílvia Arderius. La madrileña condujo a la perfección el ataque de su equipo y acabó apareciendo en los minutos finales con cuatro goles que evitaron el intento de remontada de las gallegas.

El Super Amara Bera Bera dominó el partido desde el inicio. Ya en los primeros minutos demostró su potencial adquiriendo una ventaja de 6-2 tras cuatro perdidas de balón del Guardés que acabaron en contrataque local. Esto obligó al técnico visitante, José Ignacio Prades, a detener el juego en el minuto 8 de partido. Fue entonces cuando el Atlético Guardés, con una efectiva Méndez y con Anthia Espiñeira al mando del ataque, empezó a mostrar su mejor versión. Una versión que le permitió igualar el partido (8-8) en el minuto 18 de la primera mitad. La tablas en el marcador daban inicio a un nuevo encuentro.

Montse Puche fue la primera en mover pieza. Pidió un tiempo muerto que, como pasara con las pontevedresas, fue determinante. Tras el parón, las guipuzcoanas volvieron a recuperar las riendas del encuentro y lo hicieron con una efectiva Maitane Etxeberria, que anotó cuatro goles situando el 18-9 en el marcador. Prades no se quedó de brazos cruzados y ordenó una mixta sobre Arderius. Esta no impidió que el equipo local llegará al descanso con una renta de tres goles (16-13).

En la segunda mitad la incertidumbre llegó a la pista y las pérdidas de balón se alternaron entre ambos equipos. Fue en ese instante cuando los detalles empezaron a decantar el partido. Y es que, las jugadoras de Montse Puche fueron las que mejor supieron aprovechar el desacierto rival para ampliar su ventaja en el marcador. La segunda mitad empezaba como la primera, con un parcial a favor de las guipuzcoanas, que aumentaban su ventaja a cuatro goles (18-14) y provocaban que Prades pidiera tiempo muerto a los 4 minutos de juego. Pero esta vez parar el partido no fue suficiente porque el Super Amara Bera Bera seguía a lo suyo y conseguía situar el 21-15 en el luminoso.

El partido parecía sentenciado pero bien se sabe que en esto del balonmano los encuentros duran 60 minutos y que hay que jugarlos. Más aun cuando delante tienes al actual campeón de liga, un equipo que nunca desaparece del 40x20. Así, de la máxima ventaja en el marcador se pasaba a dos exclusiones seguidas de Karsten y Arderius que oxigenaban a las gallegas dándoles las oportunidad de reducir distancias. Pero no fue así porque en la meta rival se encontraron con una esplendida Castellanos que decidió bajar la persiana de su portería.